Saltar al contenido

¿Cómo hago para que mi perro se acostumbre a vivir en la caseta?

casas perros de resina

Es probable que tu perro no sienta que la caseta sea su casa, pues no tiene su olor y para él su anterior casita era su hogar, la cual ya no tiene.

El hecho de que haga allí sus necesidades es su manera de impregnar su olor y así “hacerla suya”. A veces suele suceder que no tenga confianza en el sitio.

Para ayudarlo, debes mostrarle que esa es su casa y que es algo bueno, insistiendo en este punto.

Para ello, prueba jugando cerca de la caseta sin forzarle a entrar. Cuándo lo veas relajado y animado -si puedes y cabes, métete adentro-, ponle sus juguetes y sus cosas en la entrada de la caseta y sigue acariciándolo y siendo positivo, hasta lograr que se acerque, la huela y siga jugando.

Poco a poco vete metiendo cada vez más dentro los premios o juguetes para que el se acostumbre a estar dentro. Cuando está dentro quédate con él y acarícialo y no le dejes salir hasta que no esté totalmente calmado. Lo ideal es que se tumbe dentro.

Todo este proceso requiere de mucha paciencia y posiblemente pueda que tardes más de un día o más hasta que logres que tu mascota se adapte a su nueva casa.

De la misma manera mantente siempre con una actitud positiva, no riñas con tu perro ni le fuerces a entrar y muéstrale que es nuevo y que no debe asustarse. Si le das confianza a tu can será más decidido en un futuro.

Así que es cuestión de tiempo, usando este tipo de estrategias podrás lograr que tu perro haga de su nueva casa un lugar en el que pueda descansar plenamente y que también le va a brindar protección.